Reportaje Fotográfico

SOSUA

PUERTO PLATA

 

 

 

Indice de República Dominicana. Tu Portal Dominicano

 

 

 

 

 

Auditexto.com

Transcripción de audio a texto - Clipping digital - Síntesis de prensa - Monitoreo, grabación y transcripción de programas radiales y televisivos

 

 

 

En Clave de Jazz/Radio

 

 

 

 

OPCIONES DE AUDIO

 

VIDEOS

Eso no e ná

 

El Cuarto de Tula

 

 

 

 

 


  

EMISORA cuya programación es transmitida de manera exclusiva en la Red Mundial de Internet. Originada en Santo Domingo, República Dominicana, dándole la vuelta al reloj en tiempo real y donde se difunde la buena música dominicana y del mundo, poniendo el acento en la  antillana. Incluye en su contexto entrevistas a intérpretes y autores de los más amplios géneros musicales de la música del mundo. Así como también, comentarios sobre la actualidad cultural nacional y extranjera y transmisiones en vivo de singulares eventos. Dirigida y programada por el músico, escritor y radiodifusor dominicano, César Namnúm. COMPASILLO.com se especializa en música dominicana, del caribe y del mundo, haciendo particular hincapié en aquella cuya difusión no es común en la radio de ondas o de red. COMPASILLO.COM radio sólo en la Red, es la versión ampliada para Internet del programa radial COMPASILLO, con largos años de ser transmitido por distintos medios radiales de Santo Domingo y que en la actualidad también se origina en Santo Domingo, República Dominicana, y se trasmite de Lunes a Viernes en horario de 8 a 10 de la noche (hora del Este) por Quisqueya FM 96.1  Emisora cultural que forma parte de la Corporación Estatal de Radio y Televisión (CERTV), entidad radiofónica y televisiva del Gobierno Dominicano. César Namnúm es también el director, desde sus orígenes, de éste singular concepto radial: Quisqueya FM. Sus ya legendarias trasmisiones “in sito” han logrado crear un público devoto de la puesta en el aire de programas musicales y literarios, en vivo, de alta calidad. Tiene en su haber las trasmisiones históricas, desde el Blue Note (La Capital Mundial del Jazz), SOB’s (famoso bar del SOHO) Battery Park (en extremo sur de  La Isla de Manhattan) y otros locales nocturnos y parques de la ciudad de Nueva York. Puesta en el aire de importantes eventos literario, tanto en el país como fuera: Londres. París, Barcelona.

En el ámbito local, es el único programa que ha radiado en vivo los tres grandes festivales de jazz del país, el de Casa de Teatro (junio. julio), en Santo Domingo y el Dominican Republic Jazz Festival (noviembre), de la Costa Norte, y ahora también el Festival  de Jazz de Punta Cana y Bávaro (sept-octubre), los tres con categoría internacional. COMPASILLO es su programa oficial de radio.  Incluye, además, emisiones desde el Teatro Nacional de Santo Domingo (La Sinfónica Nacional, La Orquesta Filarmónica) y el Gran Teatro del Cibao, en Santiago (Concierto Arturo Sandoval, Gonzalo Rubalcaba, Puerto Plata Jazz Enssemble, Chucho Valdez  e Irakere; El Prodigio en Jazz) Las distintas versiones de la programación musical de La Feria Internacional del Libro de Santo Domingo (Amaury Pérez, Grupo Maniel, Truco y Zaperoco, Homenaje a Billo Frómeta – Big Band de músicos dominicanos y venezolanos) el anfiteatro Altos de Chavón, las dos versiones del festival Europeo Latinoamericano de Santo Domingo: Ivan Linz, Felipa Pais, Patricia Pereyra, Pasión Vega, Victor Manuell, En vivo desde El Centro, actividad del Centro Cultural de España en Santo Domingo, con Cuco Valoy, Fernando Echavarría, Los Grandes del Son, Grupo Maniel,  Guarionéx Aquino. Arturo Sandoval y Néstor Torres y la Santo Domingo Jazz Big Band, en el Hotel Jaragua; Festival del Café Orgánico de Polo, Barahona (2010); 2do  Encuentro Sur-Sur, Escritores, Artistas Gráficos y Músicos del sur de Puerto Rico y República Dominicana, San Juan de la Maguana, 2010; Jamaica Summer Reggae Fest (2010), Centro León de Santiago (Congresos MIC) 2009-2011; SunSet Jazz y Jazz en Dominicana, y un largo etcétera.  

 

 

Pequeña historia  

Por César Namnúm

Un marinero, de esos de Siete Mares, Capitán de barco, previó el enorme peligro que corrían su embarcación y sus tripulantes. Sabio y responsable, como la vida le había enseñado, logró colocar a cada uno de ellos en los botes salvavidas y, como siempre supo que sería, se quedó de último a morir junto a sus viejos maderos, aguantando hasta el final su timonel. Cantaba mientras ya no encontró donde más colocar su esqueleto. Una Sirena, perdidamente enamorada del bello canto, no pudo resistir romper el mandato divino y el hechizo y salvó al capitán, ya sin respiro, ya casi sin vida. Y le depositó en la arena, de donde no se movió hasta verlo retomar la vida. El Capitán la vio al abrir los ojos y fue su amor cosa de segundos "quédate conmigo", le dijo "vivamos para siempre" ella, llorando amargamente, le cantó la triste, irremediable verdad "no es posible"

2

“No es posible”, se repetía indolentemente en su cabeza todo ese largo tiempo que tuvo que permanecer en tierra. Desacostumbrado, tropezando en lo plano, perdido su vaivén, sus olas rizadas o calmas. El inacabable, tedioso juicio donde unos “expertos” pretendían demostrar que no era posible, que algo raro se escondía, que no cuadraban los testimonios de los marineros con la extraña coincidencia de que aun tuviera vida. Si no le hubieran salvado, el Seguro no tendría que pagar a nadie. No tenía hijos ni esposa que reclamaran. Ya en el clímax de la absurdidad, sus abogados sin mayores argumentos, el juicio a punto de ser declarado un limbo, imposible de consumarse, dijo la única verdad posible: “me salvó una Sirena” volviendo él, irremisiblemente, a ese momento tan aciago de verla desaparecer en el océano, dejándolo en la arena. Con vida pero sin ella, mientras escuchaba, como en sordina, la algarabía de los otros que llegaban en los botes salvavidas. “No es posible” le retumbaba aun en la memoria. Lo dijo tan bajito, lo de ser salvado por la Sirena, que sólo sus abogados escucharon y, astutamente, el más joven, el más aguerrido, el que más necesitaba ganar ese juicio, no solo por el dinero, por el prestigio, lo cambió todo. “Los Delfines, claro, los Delfines”No hizo falta nada más. Ya sea por el tedio, el aburrimiento del Juez; ya sea porque los abogados demostraron sin mácula que era posible, sacando cientos de ejemplos, verdaderos o inventados, en los que los Delfines habían sido claros aliados de los humanos; ya sea porque los abogados de la Aseguradora no tuvieron mejores argumentos; esta  no tuvo más remedio que pagar.Sin prisa, eso sí. Años habían pasado cuando finalmente logró tener en sus manos el muy respetable fajo de dinero. Tiempo más que suficiente para urdir, consensuar, amasar, su plan. Se había pasado los dos años y medio que duró el juicio, en su vieja casita de la playa, la que le servía de refugio en los pocos días fuera de La Mar. Las olas lo suficientemente cercas como para no perder su ir y venir, su baile. Paseando por el puerto; hablando con los viejos amigos; con sus antiguos marineros;  tomándose tragos en la ruidosa taberna; comiendo cualquier cosa menos  nada marino.“¿Por qué lo vendes?” preguntó al marinero amigo, dueño del barco de pesca al que le había echado el ojo. Antiguo pero reformado: fuertes maderos, dos motores diesel modernos, porta-redes eléctricas, planta de diez kilos, frigoríficos. Lo había cotejado bien en sus paseos. Comprarlo fue mero trámite entre amigos. Algunos de su vieja tripulación, se le acercaron a ofrecer sus servicios, viéndolo repletar el barquito de alimentos, herramientas, aperos marinos, como si fuera a un largo viaje. No los necesitaba, les dijo, pensaba vivir en el bote. Lo que tomó visos de realidad cuando vendió la casita de la playa con todo y muebles y, efectivamente, se fue a vivir al pesquero. Una madrugada, sin testigos, salió al viaje del cual no pretendía volver. Recordaba perfectamente la zona, el pedazo de mar de su desgracia o su suerte. Tenía todo el tiempo del mundo para esperar. Echaba la red parsimonioso, siempre cantando aquella melodía, constataba su temblor y la subía para luego devolver lo que traía y que no le interesaba. Sin descanso, navegando en círculos, un poco más lejos, un poco más cerca. Era el mar su hábitat, lo sabía pero también sabía que los seres, humanos o marinos, preferimos ciertas zonas donde pasar nuestros días y nuestras noches, por algo era capitán de barco, pescador en los Siete Mares. Así que no fue sorpresa – ya sus viejos ojos de marinero cansado, habían visto su silueta, su cabellera, surcar las cercanías del bote, - despertarse de su medio sueño al percibir los pequeños y suaves tirones en la cuerda de la red, siempre entre sus dedos. El corazón le dio un vuelco, ahí estaba ella, chorreando agua marina sin edad. Atropelló las palabras, explicándole cómo zafar los nudos de la cuerda, cómo no quedar prisionera sin quererlo y ella se rió, no solo de su torpeza. De cierto que no sabía que ese era su oficio realmente: liberarse y liberar a sus co-marítimos de las muchas redes humanas. Esta era una, sin embargo, difícil de romper: quería a este hombre. El Capitán quedó perplejo con el cristal de su risa. No había escuchado nunca ninguna melodía tan sublime, tan encantadora. Lo demás, también fue mero trámite entre conocidos, entre amantes. Superada la sorpresa, el brincar de su pecho, le detalló todo su plan. La Sirena comprendía, sin hablar. Escuchaba y lo dejaba hacer. Se quedaba largos ratos con él, lo acompañaba, oía sus palabras y se arrobaba con su cantar, áspero, ronco, distinto. Luego, cuando aclaraba, le pedía que la bajara y se perdía en la inmensidad del océano. Pero siempre volvía, sin poder evitarlo, triste, cada vez más. “No es posible”, repitió una noche, “tu no conocerás nunca mi mundo, yo no puedo vivir en el tuyo” El Capitán, como si hubiera esperado su replica, soltó ancla, bajó a la sala de máquinas, subió, no sin esfuerzo, dos tanques de oxígeno, colgados en el brazo izquierdo,  ataviado un poco ridículamente, en ropa apropiada para el buceo, enorme escafandra, lámparas submarinas, chapaletas, pló, pló.  “Vamos” le dijo, terminando de asegurar los tanques en la espalda y dejándose caer de revés por la borda. Ella lo siguió muy divertida, logrando hermoso clavado, lo de la red era mero tramite, y con su risa de cristal hendiendo el aire, los mares.

cn  4 de abril, 2014

comentarios...

Lea otros artículos y conferencias de C N

 

 

http://identidadsanjuanera.blogspot.com/

El sentido de pertenencia que se desarrolla a partir de la participación en la Internet, es  tan fuerte que probablemente sea en la actualidad uno de los más importantes factores en la identidad de las culturas de los pueblos, te invitamos a visitar periódicamente nuestro medio: Identidad sanjuanera, haciendo comentarios al pie de cada articulo.

 

 

©®2014 César Namnúm